En bandeja de plata

Cultura. Política. Ciencia. Con humor. Por Felipe Larrea // Contacto: felipelarrea2@gmail.com

26962729557

Carteles de películas de Kinji Fukasaku.

Vistos aquí. Los carteles se acompañan de esta cita de William Friedkin sobre el director japonés en la que aprovecha para meterse con los finales felices y la dualidad buenos/malos en el cine de Hollywood:

"Él no se preocupaba por los finales felices. No tenía que redimir a los chicos buenos. No tenía que decir que los chicos buenos triunfaban al final y eso fue una influencia profunda para mí. Hoy no puedes hacer eso en el cine americano. La audiencia tiene que tener completamente claro quién es el bueno, quién es el malo, y no hay variaciones. Ha llegado al punto de parecer personajes de cómic. Héroes de cómic, villanos de cómic. Pero en el universo de Fukasaku, en sus grandes películas, no juzga a los personajes. Los héroes no siempre triunfan, por eso tienen mucha más relación con la vida real."

Imagino que Friedkin sabía dónde realizaban sus películas Fritz Lang, Billy Wilder, Ernst Lubitsch o Richard Brooks, y eso si hablamos de cine más o menos clásico, porque en el cine post-moderno lo raro es encontrar películas en las que ganen los buenos. ¿Y dónde rodaba el propio Friedkin taquillazos como French Connection o El exorcista? Cosa curiosa el antiamericanismo: debería ser coto privado de terroristas en la edad del pavo y sin embargo sirve a señores hechos y derechos para negar la realidad más obvia y que el establishment cultural les premie con la correspondiente palmadita en la espalda. 

2 notas

  1. enbandejadeplata ha publicado esto